EL GOBIERNO ASEGURA QUE YA ESTÁ TRABAJANDO EN ALTERNATIVAS PARA
GARANTIZAR LA SEGURIDAD EN El ACCESO A LA PISTA DE PUMPTRACK

El gobierno de Cedeira sale al paso de las críticas del PP por el habla de medidas de seguridad y problemas en el acceso a la pista de pumptrack, asegurando que se está trabajando en varias alternativas para garantizar la seguridad de los usuarios de la instalación, “una actuación que para nosotros será de máxima prioridad en su ejecución cuando entren en vigor los nuevos presupuestos”.

Por esa razón, los responsables municipales dicen no estar dispuestos la que “el PP de Cedeira nos venga a dar ningún tipo de lección y hable de la importancia de la seguridad cuando, en su último mandato (año 2013) el gobierno de Luis Trepado construyó el skate park de la Magdalena sin medidas de protección para casos de caídas y sin tener en cuenta el señalado en el anteproyecto”. Esto viene a confirmar, según el ejecutivo , “su irresponsabilidad al frente de la corporación municipal, al poner en riesgo a seguridad de los niños y niñas que allí juegan”. Las medidas recogidas en el anteproyecto detallaban la necesidad de instalar 40 metros lineales de baranda, de un metro de altura y por importe de 4.852 euros, para evitar posibles caídas laterales en las tres rampas. Ese elemento no llegó a instalarse.

También destacan desde lo gobierno de Cedeira “la poca memoria que tienen los responsables del PP local cuando en el expediente del skate park también existe un informe desfavorable del interventor del Ayuntamiento, todo un despropósito en una tramitación conforme a la legalidad y un reflejo más de los tiempos oscuros de la alcaldía de Luis Rubido”, aseguran.

Sobre esta cuestión del informe, el ejecutivo local incide en que en la factura de aquella intervención no consta la adjudicación previa por parte del alcalde o de la junta de gobierno ni existen los tres presupuestos señalados en las bases de ejecución. Tampoco está acreditada la disponibilidad de los terrenos, ya que faltaba el informe favorable de espaldas, y también existe una diferencia económica de casi 10.000 euros del importe inicialmente previsto (20.015,69 euros) a el finalmente ejecutado, que ascendió a 10.663 euros y se llevó a cabo en dos fases. Este último dato viene a indicar, según el ejecutivo cedeirense, que fueron eliminadas las partidas dedicadas a garantizar la seguridad de los usuarios, “en este caso la de los más pequeños”.

Todos estos hechos ponen de manifiesto una vez más como “estuvo trabajando el gobierno de Luis Rubido, con una falta total de gestión y transparencia en la mayoría de los expedientes de contratación y, como este, incumpliendo los informes de los técnicos y sacrificando la seguridad de los niños”