saltar al contenido Saltar a la barra lateral izquierda Saltar a pie de página

Recuperar los fragmentos de cerámica y celta rumano, dos paredes y un foso en las primeras excavaciones en la zona de la fortaleza

SE RECUPERAN FRAGMENTOS DE CASTREXA Y CERÁMICA ROMANA, DOS MUROS Y UN Foso EN LAS PRIMERAS EXCAVACIONES EN CAMPO DO CASTRO

SE RECUPERAN FRAGMENTOS DE CASTREXA Y CERÁMICA ROMANA, DOS MUROS Y UN Foso EN LAS PRIMERAS EXCAVACIONES EN CAMPO DO CASTRO

Pequeños fragmentos de utensilios de uso doméstico -ollas y otros recipientes- son la certificación de la existencia de una población castreja asentada en este espacio costero de la península de Sarridal, mientras que el hallazgo de "terra sigillata" (tierra sellada, característica de las excavaciones romanas) y posteriores La localización de un único fragmento de cerámica romana confirma que, como en la mayoría de los castros, en Cedeira también se produjo un cambio de época con la colonización del lugar por parte del Imperio Romano. Este hallazgo, según el arqueólogo y director del proyecto, Emilio Ramil, es muy relevante, pues se desprende que esta nueva civilización trajo, además de su cultura, sus actividades económicas, incluso comerciales.

También es interesante el hallazgo de las dos murallas defensivas y el foso que rodea el castro, construcciones que aparentemente se encuentran en buen estado y que deben seguir proporcionando, según Ramil, "mucha más información de la que inicialmente teníamos". Se trata de muros de piedra, los mismos que en su día sirvieron para mantener a salvo de posibles invasiones a la población castrexa asentada en este punto del territorio de Cedeira.

El trabajo continuará por unos días más. Un equipo de cinco personas -un arqueólogo, tres auxiliares de arqueología y un delineante/agrimensor- se encarga de este primer contacto con un terreno que el Ayuntamiento pretende poner en valor para luego incorporarlo al conjunto patrimonial que se creará en torno al castillo de A. Concepción.

El trabajo continuará por unos días más. Un equipo de cinco personas -un arqueólogo, tres auxiliares de arqueología y un delineante/agrimensor- se encarga de este primer contacto con un terreno que el Ayuntamiento pretende poner en valor para luego incorporarlo al conjunto patrimonial que se creará en torno al castillo de A. Concepción.