saltar al contenido Saltar a la barra lateral izquierda Saltar a pie de página

Veinte curvas en dos kilómetros y medio

VEINTE CURVAS EN DOS KILÓMETROS Y MEDIO

Imagen:J. P.

Los usuarios de la carretera AC-566, que une Ferrol y Cedeira, llevan años quejándose por el estado del firme y el trazado, sobre todo entre Valdoviño y la villa cedeiresa. En estos casi 19 kilómetros se suceden varios tramos de curvas -en la zona de A Landeira se contabilizan más de 20 en 2,5 kilómetros y también constituyen un problema para el tráfico en O Vieiteiro, en la parroquia de Pantín-, que dificultan la circulación e imposibilitan los adelantamientos -con dos únicas excepciones en todo el trayecto.

Los últimos trabajos acometidos por la Consellería de infraestructuras, con la sustitución del firme en varios tramos de curvas donde suelen registrarse accidentes de tráfico, sobre todo en días de lluvia, por firme rugoso, ha causado malestar entre algunos vecinos. Protestan por la falta de señalización horizontal y el riesgo que entraña, «sobre todo en días de niebla, porque no se ven los márgenes de la carretera». El alcalde de Valdoviño, Alberto González, reconoce que «hay que esperar un tiempo desde que se hace la obra hasta que se pinta» y confía en que no tarden en subsanar esta situación.

El regidor cedeirés, el también socialista Pablo Moreda, comparte la preocupación de los usuarios de la vía y de su homólogo valdoviñés. «Estoulle envío de Feijoo [presidente autonómico en funciones] un correo electrónico todos los viernes, a mí recibir directamente para discutir esta vía. Estamos cansados ​​de ella [la Consellería de infraestructuras] reconocen que tienen para mejorar el diseño, pero vemos que funciona en otras áreas, con el asfalto en asfa

o recibir un refuerzo», asegura. El mandatario de Cedeira entiende que la situación económica «el mejor no permite una nueva carretera, pero al menos en Landeira, donde ya existía un proyecto de construcción, podría reducir las curvas 22 y hospedado en dos. Valdoviño Cedeira sólo puede avanzar Ramalleira El paso y antes de Caneiro». Moreda estudia la posibilidad de constituir una plataforma, similar a la ya creada en defensa de la ría, para reivindicar mejoras en una infraestructura básica. «Las protestas vecinales son mayores cada día, y pueden generar manifestaciones (...). No hablemos de los criterios técnicos cuando otros municipios se convierten en acciones que no siempre parecen tan necesario, no sé si el partido que gobierna», reprocha.

«Voy a llevar al niño al invernadero [Ferrol] y nunca tomó menos de 40 o 45 minutos, una banda de camión de madera o un coche sin una licencia, usted puede prepararse y tener paciencia. Es un problema de la seguridad y la hora», sintetiza un cedeirés. La situación se complica aún más en verano debido a la elevada intensidad de tráfico.

Noticia: La voz de Galicia

ANA F. CUBA
CEDEIRA / VOZ 20/10/2016 05:00