Carta Camilo Casal, concejal de Medio Ambiente

CARTA DE CAMILO CASAL, CONCEJAL DE MEDIO AMBIENTE

El pasado lunes, 6 de agosto, a eso de las ocho del atardecer, miembros del colectivo ARCE (Asociación para la defensa de los ríos de Cedeira), entre los que se encontraba el concejal de Medio Ambiente, paseando por la orilla del río desde la ponte de la Acea, aguas arriba – que, por cierto se está limpiando de nuevo y posibilitando su disfrute – detectaron de pronto que el agua transparente y cristalino dejaba de sello para adquirir una tonalidad parduzca más que sospechosa. Siguiendo el seno rastro llegaron hasta donde desemboca el emisario de la EDAR que vomitaba un caudal enorme, muy superior al habitual, de un líquido parduzco, con abundante espuma y un olor nauseabundo que tenía toda la pinta de llevar en suspensión materia fecal.

Hicieron fotos y un vídeo, llamaron a la policía local para que había dado fe, y esta contactó con Viaqua y con la empresa que la gestiona, dependiente de Augas de Galicia. Más de 12 horas después seguía el verquido de miles y miles de litros que finalizaron inevitablemente en la playa, en pleno mes de agosto y @ateigar de bañistas. Desde el ayuntamiento se contactó a media mañana con Augas de Galicia que se excusou diciendo que había sido un episodio puntual y que lo que se detectó son lodos. Aun siendo así, al gobierno local no le parece la opción más idónea, que pasa, sin duda, por llevarlos la un gestor autorizado.

Pero tan puntual no debe de ser este incidente porque el martes, sólo un día después , una persona plenamente identificada y que no tiene inconveniente que se sepa públicamente quién es, los mandó un vídeo que ya se puso en las redes sociales correspondiente al pasado 26 de julio, a las 12 horas. Idéntico al anterior, casi un calco. Y en el ayuntamiento no recibimos ninguna comunicación tampoco.

Demandamos a Augas de Galicia información transparente, ágil y veraz, para poder informar a la ciudadanía. La salud pública y el medio ambiente son valores innegociables.